SqueakyClean

Diez trucos de limpieza para tu auto.

Diez trucos de limpieza para tu auto.

Elige bien el producto

Para conservar en buen estado la  pintura es fundamental que no limpiemos la superficie del coche a la ligera. Hay que escoger bien con qué productos limpiamos. No vas a tener problema para encontrarlos, porque existen multitud, algunos con base de agua o jabón y otros muy interesantes como los sprays de cera. Lo importante es que jamás lo hagas en seco, acabará pasándole factura a la pintura y si lo puedes evitar, ¿por qué arriesgarse?

Sigue un orden

Si quieres hacerlo bien y acabar cuanto antes lo ideal es que mentalices este esquema de limpieza: empezar por las ruedas, seguir por la pintura, luego el interior y acabar con los cristales. Si no lo haces así, lo más probable es que tengas que repetir alguna zona.

Las ruedas

Presta especial atención a las ruedas porque en ella suele recaer polvo de los frenos y puede rallar la pintura. Lo ideal es que utilices un cubo y unos guantes solo para esta zona.

Limpieza de llantas

Utensilios

No vale limpiar todo con la misma bayeta. Infórmate, existen productos para las diferentes partes. Por ejemplo, para limpiar las ruedas existen unos cepillos redondos que te permiten limpiar hasta las zonas más difíciles y llegar a espacios a los que con uno normal no podrías.

Nada de esponjas

La microfibra es la reina de la limpieza actual para cualquier cosa y, por supuesto, para el coche también. Olvídate de esponjas y estropajos, las bayetas de microfibra eliminan la suciedad mucho mejor y respetan la pintura. Cuanto más gruesas mejor.

a cera

Aplicar una capa de cera (puedes encontrarla en sprays en los supermercados) después del lavado es una buena idea para proteger la superficie de tu coche. No olvides hacerlo siempre con una bayeta de microfibra, te servirá además para retirar algún resto de suciedad que durante el proceso de lavado se te pasó por alto.

El secador… también para el coche

No es cualquier tontería, sí das aire con un secador a espejos o luces traseras, además de asegurarte un acabado impecable, también es importante como método de precaución, ya que eliminarás el agua que se queda atrapada en los distintos conductos.

¡Cambia la boquilla!

Es típico coger el aspirador y darle a todo el coche con la misma boquilla. ¡Error! Ya que te pones, hazlo bien y utiliza las distintas boquillas del aparato. No tardarás tanto en intercambiarlas y el resultado final será infinitamente mejor, sobre todo en las zonas más estrechas.

 

Menú de cierre